Las personas tenemos muchas capacidades, sin las cuales, nuestra vida sería muy diferente. Imaginaos no tener capacidad atencional o capacidad de memorizar… nuestra vida sería un caos.

Lo que ocurre, es que tendemos a fijarnos más en lo que NO TENEMOS, por ello, me gustaría que hoy nos fijemos en estas dos capacidades cognitivas que nos ayudan mucho y son tan importantes.

Por un lado, la atención nos permite dirigir nuestros sentidos a aquello que estamos haciendo durante el tiempo necesario para llevarlo a cabo con (más o menos) éxito. Sin ella, dejaríamos cosas a medias, cometeríamos muchos más errores, invertiríamos mucho más tiempo en hacer una actividad, saltaríamos de un tema de conversación a otro, de una actividad a otra, etc.

Por otro lado, la memoria, nos permite guardar información y trabajar con ella. Nos ayuda a reconocer a la gente, conocer sus nombres y sus circunstancias, recordamos nuestras rutinas, gracias a ella aprendemos a leer, escribir, música, baile y muchísimas cosas más.

Es decir, somos afortunados de tenerlas y debemos valorarlas y cuidarlas. Como otras muchas capacidades tanto físicas como psíquicas (resistencia, fuerza, elasticidad, expresión oral o corporal, etc.) si las ejercitamos, sacaremos más partido de ellas.

Por supuesto, en al aprendizaje de nuestros alumnos o hijos juegan un papel muy importante y deben ser conscientes de ellas. En APRENDIBASE ponemos a vuestra disposición actividades para mejorar ambas áreas, tan importantes en niños y adultos.

Conocer nuestras capacidades psíquicas, es algo necesario para poder mejorarlas y conocer nuestros puntos débiles (para reforzarlos) y nuestros puntos fuertes (para utilizarlos al máximo).

Eva Santos Díez

Virginia Egea Briega.